Pohüer participa en un proyecto europeo de creación de un nuevo plástico alimentario

La empresa Pohüer se encargará en su planta de Ibi de la inyección del material en el que están trabajando once países con fondos de la UE

Imagen de la nave principal de Pohüer (2013)

Innovar o morir. Con esta máxima, Pohüer, una empresa familiar creada en 1980 en Ibi por Antonio Ruiz Huertas, ha conseguido ser la única firma española que participa en un proyecto de I+D+i europeo destinado a la creación de un nuevo plástico alimentario que revolucionará el mercado al posibilitar una mayor duración de los alimentos. En el proyecto, de tres años y medio de duración, participan, además de la firma alicantina, empresas de Italia, Francia, Alemania, Polonia, Bélgica y Reino Unido, y también colaboran, aunque de manera indirecta, Países Bajos, Irlanda, Dinamarca y Emiratos Árabes.

Tal como ha señalado María Ruiz, de recursos humanos de la firma, la empresa se encargará de realizar la inyección del nuevo plástico en su nave de Ibi, lo que será posible gracias a la inversión realizada por la empresa que hace cinco años acometió la remodelación total de la empresa y la adquisición de nueva maquinaria. Tal como señala María, «mi padre creó la empresa en 1980 como taller de matricería e inyección de termoplásticos y empezamos con la fabricación de menaje y fiambreras básicas, ampliándose a todo tipo de productos de plástico para el sector de la construcción, desde cajas para luz a mecanismos para toldos, empotrados de electricidad, piezas de mandos, etc».

Con la llegada de la crisis, la firma optó por renovarse dada la disminución de pedidos que sufrió en sus dos sectores principales. «Los materiales relacionados con la construcción se fueron al traste y también nos afectó mucho la competencia de los chinos en el sector del menaje, por lo que no quedó más remedio que tirar adelante y apostar por invertir y renovarnos». La firma se embarcó entonces en proyectos de investigación y desarrollo y logró su inclusión en dos programas nacionales de innovación en el sector del plástico, y en el europeo que, previsiblemente, revolucionará el mundo de los plásticos alimentarios. «Tuvimos que modificar la empresa y convertirla en una planta semiblanda pra poder fabricar material para el sector de la alimentación. Le hemos dado la vuelta a la empresa, pero ha valido la pena porque, pese a los tiempos actuales, no sólo nos mantenemos sino que estamos creciendo», señalaba María Ruiz.

De hecho, Pohüer cuenta en la actualidad con cuarenta trabajadores y tiene previsto aumentar su plantilla dado que, en su intento de diversificación, ha entrado en el ámbito de la automoción con la adquisición de nueva maquinaria que les permitirá crear piezas grandes para coches como parachoques, así como todos los objetos de plástico de los vehículos, lo que les obligará a incrementar su plantilla. En la propia página web de la empresa se ofertan en la actualidad varios puestos de trabajo, algo reseñable en estos tiempos.

En el ámbito nacional, la empresa está participando en un proyecto para desarrollar nuevas estructuras de envases plásticos como alternativa a las que existen actualmente en alimentación. En este caso, el proyecto se lleva a cabo junto al Instituto Tecnológico del Plástico y se enmarca en un proyecto de dos años de duración cofinanciado por el Ministerio de Economía y Competitividad y Fondos Feder.

Fuente: diarioinformación

Pohüer aumenta su producción gracias a la adquisición de nueva maquinaria

La empresa Pohüer, especialista en la inyección de termoplástico, ha adquirido recientemente una nueva máquina, lo que les ha permitido no sólo aumentar su cartera de productos, sino que han tenido que contratar personal ante el incremento de la producción.

La empresa ya ha comenzado a notar los beneficios que esta nueva máquina les está reportando; una mejor calidad de sus productos y una mayor gama de productos y servicios son algunos de los beneficios que Pohüer ha obtenido con la adquisición de la nueva maquinaria.

La contratación de personal también ha sido una de las repercusiones que la nueva maquinaria ha tenido sobre la empresa, ya que se precisaba de nueva mano de obra cualificada para controlar la nueva máquina.

Por otro lado, Pohüer se encuentra inmersa en un Plan de acción para consolidar sus actuales clientes y ofrecerles todos los servicios que puedan necesitar, sin olvidar los clientes potenciales, a los que quieren alcanzar con la mejora de sus servicios y siendo más competitivos tal y como afirma Antonio Ruiz, Gerente de la empresa “lo más importante es poder ofrecer a nuestro cliente un servicio más, y un valor añadido”.